Un lago , dos historias

A fines del siglo pasado, las pujantes condiciones demográficas y de la producción agrícola-ganadera en la Ciudad de Córdoba y su zona de influencia, convirtieron en imprescindible la necesidad de construir un sistema de provisión y distribución de agua potable que contemplara las necesidades locales. Por ello, quien gobernaba entonces la provincia, Dr. Miguel Juárez Celman, encomendó a los ingenieros Carlos Cassaffousth y Eugenio Dumesnil la realización de un exhaustivo estudio sobre las posibilidades hidrográficas de la zona. La tarea quedó finalizada en septiembre de 1886 y sus conclusiones indicaron que para satisfacer la necesidad de agua en la Ciudad de Córdoba habría que llevar a cabo cuatro obras fundamentales: un dique monumental, un pequeño dique en Mal Paso y dos canales maestros para distribuir el agua en las sierras.

El Ing. Bialet Massé cotizó los trabajos encargados en 775.000 pesos. Estas tareas se iniciaron, dirigidas personalmente por el Ing.Cassaffousth y por el Ing.Bialet Massé las obras demandaron el continuo esfuerzo de más de 2.000 obreros, que en tres años terminaron el dique San Roque.
Finalmente, el dique fue inaugurado oficialmente el 8 de septiembre de 1891 con la presencia de las más importantes autoridades del momento.

Por aquella época el dique San Roque fue el mayor del mundo, pues su embalse albergaba 260.000 mts. cúbicos de agua, mientras que el que le seguía en orden tenía una capacidad de 144.000 mts. cúbicos de agua y estaba emplazado en California (EE.UU.).
En ese momento, el Dique San Roque de Córdoba, (Argentina) y la Torre Eiffel de París (Francia), fueron las obras más importantes realizadas hasta entonces por la ingeniería moderna y llenaron los encabezamientos de los diarios más importantes del mundo.

Pero las crecientes necesidades de un mayor embalse y los cuestionamientos que se realizaron por el posible mal estado del murallón, determinaron que las autoridades de gobierno decidieran la construcción de un nuevo murallón, más alto que el anterior, que fue inaugurado en 1944. Este nuevo embalse riega unas 30.000 hectáreas de terrenos sumamente fértiles, que conforman el llamado “cinturón verde” que rodea a la Ciudad de Córdoba. Otra de las utilidades que el dique San Roque presta a la comunidad, es la producción hidroeléctrica, Un dato poco conocido del dique San Roque es que éste fue el primero en producir electricidad en nuestro país aprovechando la energía hidráulica.

Pero lo más importante fue el triunfo del viejo dique San Roque, que resistió las aguas durante 53 años, incluyendo la creciente de 1897, que sobrepasó el murallón sin dañarlo. Hoy cuando las aguas del lago bajan se puede observar las dos obras de ingeniería , símbolos de la determinación de un pueblo que realiaza un buen aprovechamiento de sus recursos.